La luz que queda

En la sentencia del Prestige se dice: “Nadie sabe exactamente la causa”. ¡Lástima no haberse quedado ahí! Ni una palabra más

Enlace a la noticia: elpais.com/elpais/2013/11/15/opinion/1384540074_013867.html

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.