La Escocia más canibal

Si hablamos de Escocia, prácticamente en un segundo nos vienen a la mente los kilts, los clanes y una historia repleta de héroes. Paisajes de ensueño, castillos, leyendas.

Y en esas nos centramos hoy, precisamente, en las leyendas. Según se cuenta, la propaganda a la que se sometió Escocia por parte de Inglaterra antes de la anexión durante lo que denominamos Edad Media, fue cruenta. Se contaba que los escoceses eran un pueblo cruel, sangriento, sin formación, que sólo pensaban en la batalla y no tenían escrúpulos en hacerse con cuanto querían por la fuerza.

Y al hilo de esto, donde incluso existen las canciones populares como forma de cultura popular, aparece la fascinante y aterradora historia del clan Beane. Según se dice, Sawney Beane no era muy popular en su East Lothian ya que se dedicaba a hacer la vida imposible a los vecinos. Esta localidad, muy cercana a la actual capital escocesa, vio como, año tras año, este personaje incordiaba a sus habitantes, hasta que un día Beane decidió poner rumbo a otros lugares harto también de compartir espacio con la misma gente.

Acabó viviendo en una cueva apartada del mundo, con un problema básico para cualquier supervivencia: no había manera de encontrar comida fácilmente. Y así es como comenzó la leyenda. Se dice que mató al primer viandante que pasó no para enriquecerse, sino para saciar su apetito. Y poco a poco, lo que comenzó siendo supervivencia, se acabó convirtiendo en una amenaza que hizo que incluso las autoridades se pusieran en marcha para ver qué estaba sucediendo y por qué, durante casi tres décadas, el número de desaparecidos en esa zona seguía creciendo cada vez a mayor ritmo. Cuando finalmente dieron con el clan que había creado, se acabó con él en Edimburgo.

Puede que sea una leyenda cruenta y eso, leyenda, pero lo cierto es que es un motivo más para conocer toda esta zona escocesa, llena de cultura ancestral, medieval y que aún hoy siguen contando a la luz de una buena chimenea que acompaña a los viajeros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.