Los secretos de la Catedral de Oviedo

Los secretos de la Catedral de Oviedo

Basta mencionar la Cámara Secreta de la Catedral de Oviedo para que todos los amantes de las leyendas, del arte y del misterio desplieguen la antena para conocer algo más de lo que se puede decir de este enclave.

Pero para poder adentrarse en ella, antes de nada, es necesario llegar hasta esta ciudad que está a caballo entre el Golfo de Vizcaya y la cordillera del cantábrico.

Quien la haya visitado sabe que es obligatorio dejarse llevar por el alma medieval de su casco histórico, pero quien la ve por primera vez, descubre una capital del norte que ha visto la creación del país que hoy conocemos desde sus orígenes mismos.

En páginas de reservas turísticas como esta es donde se pueden contratar no solo tours sino guías que expliquen al visitante la importancia de cada piedra, edificio, calle y rincón de su zona más histórica.

La catedral de San Salvador es uno de los lugares más mágicos y visita obligada de todo el que aterrice en Oviedo.

Aunque un primer vistazo lleva al espectador hasta el gótico, basta dejar vagar la vista un rato por la fachada y laterales para encontrar incluso la evolución artística del prerrománico al gótico en un mismo edificio. De hecho, los guías dan la información de los detalles prerrománicos, también románicos, góticos e incluso algunos barrocos que se pueden encontrar entre sus piedras, formas y estilos.

En un principio, el edificio es mandado construir por el rey Fruela, que quería ser enterrado en su interior, algo que ya hace especial el templo ya que lo normal no era que partiera de un proyecto real. Aunque poco le duró la alegría cuando el edificio, ante la invasión musulmana, fue destruida para volver a levantarse cuando Alfonso II lleva hasta Oviedo de nuevo la capital del reino de Asturias, volviendo a retomar la intención de su antepasado y dando lugar al Panteón de los Reyes.

Quizás también te interese:  Horario de misas en Higuera de la Serena

Pero volviendo a la Sancta Ovetensis, anexa a la catedral, se dice de ella que es el lugar de peregrinaje para los cristianos que busquen estar cerca de las reliquias más importantes para la cristiandad. Aunque, como la catedral, ha tenido su historia trágica y ha necesitado ser reconstruida en alguna que otra ocasión, uno de los acontecimientos más destacados fue cuando de ella sustrajeron tres piezas claves que albergaba: la Cruz de los Ángeles, la Cruz de la Victoria y la Caja de las Ágatas. Todas ellas fueron enviadas hasta la Cámara desde el llamado Montsacro por Alfonso II. Por suerte, volvieron a su hogar.

Se dice, se cuenta, se rumorea que, para los más fervientes de la historia de Pelayo, estar delante de la cruz de la Victoria es hacerlo de la misma que empuñaba el héroe astur cuando comenzó la reconquista desde Covadonga.

Sin duda, nada como apostar por llegar a la ciudad, acercarse con un guía y que éste desvele todos y cada uno de los misterios que alberga en su interior uno de los edificios más bellos no solo del Principado de Asturias sino de toda España. Un lugar lleno de leyendas que sirve, además, para soñar en tiempos de héroes, valentía y una concepción del arte sin igual.

error: Contenido Protegido