La gran mayoría de los judíos tiene algún ancestro entre los expulsados de España en 1492

En noviembre del año pasado, el Gobierno anunció que todos los sefardíes, descendientes de los judíos que fueron expulsados de España en 1492, podrían adquirir la nacionalidad española de forma automática, vivan donde vivan y siempre que acreditasen su condición, ya sea por apellidos, idioma, descendencia o vinculación con la cultura y costumbres españolas. Entonces, el ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón, hablaba de unas 250.000 personas que hablaban judeoespañol, aunque no se dio una cifra concreta de los posibles nacionalizados. Ahora, un estudio publicado en ArXiv afirma que, pese a que solo el 20% de los judíos se identifica como sefardí, la gran mayoría de ellos tendrían algún ancestro expulsado en la época de los Reyes Católicos."Parecería que esta política solo tiene como objetivo un pequeño subgrupo de la población judía global, es decir, restringida a los individuos que han conservado las prácticas culturales asociadas con sus orígenes ancestrales en España", escribe el autor, Joshua Weitz, investigador del Instituto Tecnológico de Georgia. Sin embargo, su trabajo trata de demostrar que la medida del Gobierno español aplicaría más bien a la gran mayoría de los judíos.La conclusión la alcanzó Weitz aplicando al caso judío un modelo de dinámica genealógica que indica que, incluso con estimaciones conservadoras, casi todos los judíos actuales llevarían al menos algunas gotas de sangre de los expulsados en 1492. Esto puede resultar sorprendente porque, incluso hoy, no es frecuente el matrimonio entre miembros de distintas comunidades. En una encuesta sobre matrimonios entre sefarditas (judíos con orígenes en la península ibérica) y askenazis (procedentes de Europa central y del Este) se observa que el 90% de los matrimonios en Israel siguen produciéndose entre individuos de la misma etnia. Sin embargo, el modelo muestra que, pese a esa clara preferencia por casarse con personas del grupo propio y a que los judíos de origen ibérico son una minoría, solo son necesarias 15 generaciones para que todos los individuos tengan al menos un vínculo directo con un sefardita en la generación inicial.

Enlace a la noticia: http://www.eleconomista.es/medio-ambiente/noticias/5263548/10/13/La-gran-mayoria-de-los-judios-tiene-algun-ancestro-entre-los-expulsados-de-Espana-en-1492.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.